Hitos 2020 y predicciones 2021


5 de enero, 2021

GA_P ha publicado una guía sobre los principales hitos jurídicos de 2020 y los que previsiblemente nos esperan para 2021. Extraemos para este blog las relativas a derecho y política de la competencia.

GA_P ha publicado una guía sobre los principales hitos jurídicos de 2020 y los que previsiblemente nos esperan para 2021. Extraemos para este blog las relativas a derecho y política de la competencia.

1. 2020 – Un año marcado por la pandemia 

2020 ha estado marcado por la pandemia Covid-19 y la crisis económica que de ella se ha derivado. Esta crisis se ha traducido por una “flexibilización” o relajación de la aplicación de la normativa de competencia, que podrá prolongarse a corto o medio plazo:

a) En materia de ayudas de estado, tras la adopción del marco comunitario de ayudas COVID-19 y la aprobación de una ingente cantidad de medidas estatales, la última en España el 14 de diciembre de 2020, la regla (prohibición de ayudas) parece convertirse en la excepción, habiéndose autorizado así esquemas de ayudas, garantías y créditos públicos que, fuera de un escenario de economía “de guerra”, podrían estar prohibidos por anticompetitivos.

b) En lo que se refiere a acuerdos anticompetitivos, la crisis se puede traducir en una mayor permisibilidad de aquellos acuerdos de cooperación entre competidores que aseguren la distribución y aprovisionamiento en lugares y para productos donde existan graves carencias. La Comisión Europea aprobó el 8 de abril de 2020 una comunicación en la que flexibilizaba los criterios de evaluación de acuerdos entre competidores para productos sanitarios, y dio carta de confort a un programa de cooperación entre productores de medicamentos genéricos.

c) En control de concentraciones, es posible que veamos un resurgimiento de la llamada “failing firm defence”: Concentraciones que pudieran teóricamente dar lugar a posibles efectos anticompetitivos podrían ser autorizadas si ello fuera necesario para asegurar la viabilidad de la empresa adquirida. Se impondrá sin embargo cierta cautela, ya que, para salvaguardar el interés del consumidor, lo relevante no es cuántas empresas sobrevivan a la crisis, sino cuántas empresas eficientes lo hagan.

En 2020, la Comisión Europea ha comenzado a reflexionar sobre cómo integrar los objetivos del pacto verde europeo y de sostenibilidad medioambiental en la política de competencia. Tras haber solicitado la contribución de la sociedad civil y el mundo empresarial durante el último trimestre, es probable que veamos cambios normativos o de orientación en los meses a venir.

2. Qué nos deparará 2021

Fuera de las consecuencias de la pandemia, 2021 estará marcado por dos hitos fundamentales:

a) A nivel nacional, por la modificación de la Ley de Defensa de la Competencia, consecuencia de la transposición de la directiva ECN+. Esta modificación traerá importantes novedades:

- La ampliación de los deberes de información y colaboración de las personas y entidades investigadas, lo que incluye la posibilidad de que la CNMC lleve a cabo registros domiciliarios.

- La revisión del importe máximo de las multas.

- La introducción del procedimiento de transacción en expedientes sancionadores. Este procedimiento implica el reconocimiento de la infracción por la empresa y la reducción de la multa en entre un 15% y un 10%.

- Modificaciones de los umbrales de control de concentraciones con el fin de dejar fuera de control aquellas operaciones que por su escasa entidad no plantean problemas de competencia.

- La posibilidad de adoptar medidas cautelares.

- La ampliación de plazos. Así, en los procedimientos sancionadores el plazo máximo de resolución se amplía a 24 meses.

b) A nivel europeo, la adopción por la Unión Europea de su nuevo paquete de medidas destinadas a regular los mercados digitales dentro del Reglamento de Mercados Digitales (Digital Markets Act – DMA).

La Comisión pretende que se regulen de forma ex ante las plataformas digitales que, por su elevado poder de mercado y su acceso a un volumen importante de datos, actúan como guardianes de acceso a determinados mercados. Estas reglas, cuyo borrador fue presentado el 15 de diciembre de 2020, identificarán una serie de prácticas comerciales (prácticas “negras”) prohibidas y otras que podrían ser ilegales, pero requerirán de un examen individualizado en función del peso en el mercado de la plataforma, con medidas de reparación a la carta, como exigencias de portabilidad de datos o de interoperabilidad. La DMA preverá también la posibilidad de adoptar sanciones a las plataformas infractoras de hasta el 10% de su cifra de negocios mundial. La Comisión pretende que estas reglas complementen al art. 102 TFUE.

Déjenos su comentario

  • (no será publicado)