Sobre el buzón del COVID-19: dos meses después


3 June 2020

Desde la puesta en marcha de su buzón para asuntos relacionados con el COVID-19, la CNMC ha recibido más de medio millar de consultas y denuncias. Fruto de esta colaboración con la sociedad, la CNMC se encuentra investigando la existencia de posibles prácticas anticompetitivas en los siguientes sectores: financiero, funerario, asegurador y de distribución y comercialización de productos sanitarios

A raíz de la crisis sanitaria creada por el COVID-19, recordemos que la CNMC habilitó el pasado 31 de marzo, un buzón específico dirigido a recibir información, denuncias o consultas sobre medidas o actuaciones llevadas a cabo por las empresas como consecuencia de la crisis pandémica (ver aquí).

Durante la primera semana desde su creación, la CNMC recibió 50 consultas y denuncias de particulares y empresas, dando lugar, algunas de ellas, al inicio de investigaciones, concretamente en los mercados financieros y de servicios funerarios (ver aquí).

Una vez se cumplió el mes, las consultas y quejas recibidas por la CNMC sumaban casi 300 (lo que nos llevaría a una cifra aproximada de 80 consultas y quejas por semana). Ya por aquellos entonces, más de la mitad de las consultas y quejas se referían al sector financiero, copando también un porcentaje importante las consultas y quejas sobre los sustanciales incrementos de precios de productos sanitarios de primera necesidad (como son las mascarillas, respiradores y geles hidroalcohólicos) y de las materias primas que se emplean en su fabricación y producción (como, por ejemplo, el etanol), además de las situaciones de desabastecimiento en el mercado.

Dos meses después, son ya más de 500 consultas y quejas las que ha recibido la CNMC por medio de este buzón. Con estos datos en la mano, parece evidente que la inercia del primer mes se ha visto frenada en este segundo mes al registrarse, aproximadamente, unas 100 consultas y quejas menos. Asimismo, debe tenerse en cuenta el aumento de consultas y quejas relacionadas con sectores vinculados con las funciones de otras unidades de la CNMC distintas de la unidad de competencia (principalmente sector energético y telecomunicaciones) que son tramitadas por dichas unidades (lo que representa un 19% de esas 500 consultas y quejas).

Pero más allá de estas cifras, lo reseñable es que, gracias a la puesta en marcha de este buzón, la CNMC, a fecha de hoy, se encuentra investigando la existencia de posibles prácticas anticompetitivas en los siguientes sectores: funerario, financiero y de distribución y comercialización de productos sanitarios. Y, además, recientemente ha abierto investigaciones también en el sector asegurador (especialmente en relación con los seguros de deceso y los seguros de baja laboral). Por otro lado, la CNMC continúa realizando un estrecho seguimiento de la evolución de los precios de los alimentos y de otros sectores que han podido verse afectados por la situación de crisis pandémica. Debe señalarse que estas investigaciones se encuentran aún en fase preliminar que, en el supuesto que se confirmasen los indicios de infracción, podrían dar lugar a la incoación de expedientes sancionadores por prácticas anticompetitivas.

Asimismo, son muchas las empresas que, haciendo uso del buzón, han consultado a la CNMC sobre acuerdos de cooperación fundamentalmente en los sectores financiero, asegurador, sanitario y de prestación de servicios de asistencia. Y es que, como ya expusimos en entradas anteriores (ver aquí y aquí), la situación de crisis sanitaria ha provocado que varias empresas hayan considerado la cooperación con sus competidores como un remedio temporal para tratar de frenar la propagación del COVID-19 y acelerar el regreso a la “nueva” normalidad. Sobre esta cuestión, debe recordarse que estos acuerdos entre competidores están permitidos por el Derecho de la Competencia siempre y cuando se cumplan una serie de criterios cumulativos de eficiencia definidos en las Directrices de la Comisión Europea sobre la aplicabilidad del artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea a los acuerdos de cooperación horizontal. También, para el asesoramiento de estos acuerdos de cooperación, debe tenerse en cuenta el marco temporal, aprobado por la Comisión Europea el 8 de abril de 2020, donde se recogen directrices para las empresas que necesiten concluir acuerdos de cooperación en relación con el brote del COVID-19 (principalmente destinado para empresas farmacéuticas).

Como hemos podido comprobar, a pesar del parón generalizado de la actividad de la Administración (y de la economía en general) provocado por la crisis sanitaria, la CNMC no ha dejado de desempeñar su labor. En este sentido, el Consejo de la CNMC (cuya renovación será propuesta en los próximos días al Congreso de los Diputados – ver aquí) está siendo informado semanalmente de la actividad que se registra a través del buzón y de la respuesta a las consultas recibidas sobre acuerdos temporales de cooperación. Asimismo, durante la vigencia del Real Decreto del Estado de Alarma, la CNMC ha dado el visto bueno a 12 operaciones de concentración entre empresas, manteniendo, además, la tramitación de todas aquellas investigaciones relacionadas directamente con la pandemia del COVID-19.

En cuanto a la coordinación con otras autoridades, la CNMC sigue manteniendo una constante comunicación con la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea (DGCOMP) y con resto de las Autoridades de Competencia de los Estados Miembros de la UE en el marco de la Red Europea de Competencia (ECN) para dar una respuesta ágil y coherente dentro de la UE sobre todos estos temas.